En más de 30 años, han pasado muchas personas por el Dojo y los grupos fueron variando en cantidad, edad, graduaciones y muchos otros aspectos. Cada uno fue una parte necesaria del camino que estamos recorriendo.

Lo que nunca varió en nuestro Dojo es la continuidad y la transmisión del Arte tal como fue recibida. Nuestra responsabilidad es mantener vivo lo que nos fue enseñado para que continúe de generación en generación.

Aquí les compartimos un video que sintetiza todo esto.