El rito de honra a los antepasados

Japón honra a sus antepasados

Se trata de una serie de ritos budistas, conocidos como “O-bon” , en los que jóvenes y mayores marchan a los cementerios para invitar a los espíritus de los antepasados a compartir estos días en el hogar familiar.

Los japoneses honran esta semana a sus antepasados, reuniéndose en familia y viajando a sus lugares de origen, a pesar de que los últimos tifones y terremotos causaron cortes de carretera y kilométricos atascos de tráfico.

Japón conmemora a los familiares difuntos con una serie de ritos budistas, conocidos como “O-bon” , en los que jóvenes y mayores marchan a los cementerios para invitar a los espíritus de los antepasados a compartir estos días en el hogar familiar.

Para los japoneses, que agasajan con ofrendas de comidas a los difuntos, no se trata de una reunión triste sino una celebración alegre y una oportunidad para reunirse en familia y honrar a los antepasados.

Durante toda la semana, pero especialmente entre el 13 y 15 de agosto, los japoneses parten a los pueblos o ciudades de donde proviene su familia, por lo que cada año se producen atascos, agravados esta semana por los efectos de un tifón y tres terremotos.

A pesar de que no es un día festivo de manera oficial, hay muchos que aprovechan para irse de vacaciones, porque un gran número de empresas, sobre todo las fábricas, dan días libres a sus empleados para que puedan regresar a sus casas.

La televisión nacional NHK informó de atascos de 68 kilómetros en la autopista Tohoku (principal vía hacia el norte de Japón) a las 4 de la madrugada del primer día de “O-bon” , mientras que las calles del centro de ciudades como Tokio permanecen prácticamente vacías.

El tifón que pasó por Japón a principios de semana, que ha dejado 18 muertos y 10 desaparecidos, y los tres seísmos de más de 6 grados de intensidad de los últimos días, que causaron el corte temporal de una de las principales autopistas de salida de Tokio, no evitaron que los japoneses se fueran en masa de viaje.

Una vez de vuelta a la casa de la familia, desde los abuelos hasta los nietos muestran respeto a sus antepasados y se arrodillan para hacer sus ofrendas con flores, agua y hojas de loto ante un altar lleno de comida, para que los espíritus se sientan como en casa durante estos días.

Los espíritus acabarán su pequeño descanso el día 15 cuando su familia les ayude a regresar de nuevo al mundo de los muertos sobre una vaca, simbolizada por una berenjena, que los conduce allí lentamente.

Después de esta celebración, se espera que este fin de semana, al término del período vacacional, se produzcan de nuevo cuellos de botella en el tráfico aéreo, ferroviario y rodado en Japón. Fuente: El Universal